Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene, nada le falta: sólo Dios basta. Santa Teresa de Jesús

Información adicional